¿Gobierno insensible?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

[:es]Columna de Laura Jaimes Muñoz, Psicóloga / Podemos afirmar que la situación del país es de gran confusión por las múltiples problemáticas relacionadas con el desorden social que se padece. Ante esto, no se presenta identidad, patriotismo y patrones de conducta asertivos lo que hace resaltar todavía más esas problemáticas.

Cotidianamente los medios de comunicación nos dejan ver esos problemas, tal como la  corrupción, que es una de las patologías sociales más trilladas en este boom de la euforia política; o la  indiferencia por el sufrimiento del otro, lo que conduce a la insensibilidad general por la sobre-exposición a la violencia.

De esta situación también está el incumplimiento constante de los acuerdos en todos los gremios sin discriminación o de la misma manera, la falta de inclusión social, aunque todos los días se hable de ello y la ineficacia en la solución de los problemas, lo que se vuelve el pan de cada día, entre otras muchas más.

Estas situaciones que se viven a diario, son parte coyuntural de una crisis que incluye una gran intolerancia social y en la que la percepción de los ciudadanos es que el gobierno es insensible ante el sufrimiento y la desigualdad latente.

Otro comportamiento que se observa frecuentemente es el mal manejo de los recursos, lo que ha llevado a desangrar al Estado. Igualmente se presencia la alta deshumanización y la incapacidad de sentir nada por nadie, lo que hace que muchos “líderes” sin principios y valores se propongan lograr llegar al gobierno “haciendo lo que les toque hacer” y pasando por encima del otro, sin importar nada, para lograr su “sueño de poder” o perpetuarse en el poder, pero no con intención de servicio como debería ser.

Es una realidad suficientemente trágica y como si fuera poco, también vemos innumerables conductas delictivas tales como secuestros, violaciones, muertes, hurtos y muchas más noticias, que parecen amarillistas pero que son la triste verdad, lo que hace que alcancemos un triste récord mundial.

Todos sabemos que hay un mal servicio de salud y que las personas mueren a diario por falta de atención, pero no pasa nada. También sabemos que apenas existe educación de calidad y que solo es para unos pocos, pero no pasa nada. Igualmente sabemos que el desempleo sigue aumentando su cifra, pero no pasa nada. De la misma forma sabemos que los campesinos, agricultores y pequeños empresarios ya no son auto-sostenibles, pero no pasa nada. Creemos que la pobreza extrema ya no existe en Colombia, según los informes oficiales, pero extrañamente la desnutrición y la violencia infantil siguen matando a nuestros niños, pero no pasa nada.

Sabemos a profundidad que la inflación nos tiene “quebrados” pero no pasa nada. Todo sigue igual, nos estamos adaptando a este modelo de conducta y se corre el riesgo de que las protestas, los paros, los múltiples reclamos y demás acciones de hecho puedan quedar solo en eso y terminar aceptando la situación, con la excusa de que es mejor tener algo a no tener nada ¡Qué ironía tan real!

Actualmente, la indiferencia, el pesimismo y la desesperanza nos lleva a adaptarnos a una sociedad donde sobrevivir es lo único que importa, pues existe una competencia entre la clases sociales, en las cuales existe tanta discriminación como antes. Claro, se podría decir que estas clases son más modernas, pero igual, siguen existiendo fuertes brechas y una guerra de clases, donde el rico vive del pobre y la clase media resiste las consecuencias de la desigualdad socioeconómica. La situación se hace verdaderamente insostenible.

¿Qué se puede hacer para  lograr cambiar lo malo por bueno? ¿Cómo podría conseguirse este cambio? ¿Hasta cuándo se seguirán eligiendo a personas sin escrúpulos y sin  valores para dirigir las riendas de este país, donde el que grita más o tiene el mejor discurso es la mejor opción para que nos gobierne? ¿Cuándo será que los diferentes medios de comunicación dejen ver la realidad del país sin direccionamientos o preferencias? ¿Seguiremos alimentando esa cadena dejando que pongan la trampa de la pobreza en nuestras comunidades, con promesas que nunca cumplieron y que nunca cumplirán porque solo les interesa el poder, pues ya ni siquiera les interesa el dinero y muchos menos las personas?

Les aseguro que la respuesta es alzar la voz y decir ¡No más a esta dinámica social que nos está llevando al límite de nuestra resistencia!

Debemos pensar en el “otro” como personas de derecho, como dice nuestra Constitución Política, pensar en que lo que queremos se puede lograr con persistencia, disciplina y amor.

Si se quiere transformar este país no podemos tampoco caer en la corrupción individual y permitir que nos cambien nuestras decisiones por un “pedazo de panela”. Si bien el gobierno es insensible, nosotros también estamos cayendo en la insensibilidad social y en la inmediatez, esa es la consecuencia de las malas decisiones y de que los buenos discursos sean aquellos que se quieren escuchar.

Es necesarios para el país que decidamos con objetividad y discernimiento, para que con conciencia y sentido de pertenencia, logremos cambiar la historia y que el gobierno elegido por el pueblo sea el que merece realmente y no el que le favorezca a unos pocos.[:]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

0 Comentarios

Deje su Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password