Rodolfo Hernández, Galvis Ramírez y el negocio de $1 billón que los une

[:es]Cuantiosas contrataciones a dedo, ejecución de contratos con presuntas irregularidades, falta de investigaciones por idoneidad de los contratistas, las graves acusaciones contra la clase política sin bases jurídicas y demandas contra el Estado en favor de negocios privados; hacen parte del mar de escándalos suscitados por el gobierno bumangués, que paradójicamente en las páginas del medio regional más poderoso no aparecen registrados.

Ese singular silencio de Vanguardia Liberal no es gratis y así lo pudo establecer Corrillos! Entonces, no es que el alcalde Rodolfo Hernández Suárez realice una administración transparente, solo que ese medio de comunicación –por simple lógica empresarial- no pelea con el socio, con quien tiene negocios que generan grandes dividendos económicos, aprovechando incluso la injerencia que se tiene cuando se hace parte del propio gobierno local.

Al alcalde de Bucaramanga y al dueño de Vanguardia Liberal, Alejandro Galvis Ramírez; los une el monumental proyecto de vivienda Pienta, localizado en Guatiguará, una antigua zona rural de Piedecuesta, que gracias a la inversión que se realiza, el uso del suelo fue modificado y ahora es urbano.

El Macroproyecto cuenta con 465 mil 635 metros cuadrados de área útil para vivienda y 244 mil 486 metros cuadrados para otros usos. En cuanto a las viviendas y de acuerdo con la modelación urbanística inicial presentada por el urbanizador, se estima la construcción y venta de 12.420 viviendas de las cuales 3.180 son VIP (Vivienda de Interés Prioritario) y 9.240 VIS (Vivienda de Interés Social). Se estima que la ejecución tendrá un costo total de 932 mil 194 millones (valores de 2014), correspondientes al valor del suelo y obras de urbanismo.

 

“Ese es el negocio, socio”

Según la Resolución 0750 del 21 de noviembre de 2014 del MinVivienda, “por la cual se adopta el Macroproyecto de Interés Social Nacional Pienta –Homenaje Comunero al Bicentenario, localizado en el municipio de Piedecuesta, Departamento de Santander”,  para la ejecución del mismo se requieren cuatro predios ubicados en Guatiguará. (Ver Resolución 0750)

Los cuatro predios son: Villa Paulina, de 247 mil 486 metros cuadrados (Folio Matrícula Inmobiliaria: 314-0021263– Número Catastral: 007-003); Lote 2, de 110 mil metros cuadrados (Folio Matrícula Inmobiliaria: 314-21261 – Número Catastral: 007-135); El Santuario, de 386 mil 813 metros cuadrados (Folio Matrícula Inmobiliaria: 314-0021259– Número Catastral: 007-134) y Hacienda Santa Rita, de 500 mil metros cuadrados (Folio Matrícula Inmobiliaria: 314-52485– Número Catastral: 007-002).

El predio Hacienda Santa Rita, de 500 mil metros cuadrados, se constituye en el 40 por ciento del terreno requerido para el macroproyecto. (Ver plano) Ese predio era -hasta el 26 de noviembre de 2009- de Mayra Teresa Castillo García (3,95%); María Esperanza Castillo Gutiérrez (4%); Juan Gabriel Castillo Gutiérrez (4%); María Natalia Castillo García (4%); José Cavazo Guiza (16,67%) y Álvaro Cavanzo Guiza, de la Constructora Otac; Galvis Ramírez y Compañía SA, máxima accionista de Vanguardia Liberal (17,38%) e Inversora San Carlos SA (33,33%). (Ver Certificación de Tradición)

Sin embargo el 27 de abril de 2011 (una vez anunciado el macroproyecto por parte del gobierno de Horacio Serpa Uribe), a través de una escisión, la Inversora San Carlos SA (dueña del 33,33%) negoció la totalidad de su porcentaje con Casalinda SA. Cabe recordar que Casalinda SA, tiene entre sus socios a Manuel José Guarín Ruiz (abogado y amigo de toda la vida de Rodolfo Hernández); Socorro Oliveros de Hernández (Esposa de Rodolfo Hernández), Rodolfo José Hernández Oliveros (Hijo menor de Rodolfo Hernández) y hasta hace poco el propio Rodolfo Hernández, pero dejó su participación en manos de su hijo Rodolfo José. (Ver documento)

Los documentos dejan evidencia que desde 2011, Galvis Ramírez SA (máxima accionista de Vanguardia Liberal) y Casalinda SA (compañía de la familia del alcalde Rodolfo Hernández) son socios dentro de un negocio por casi 1 billón de pesos, proyecto apalancado por el Gobierno Nacional, en donde el Municipio de Piedecuesta se ha encargado de suministrar los servicios  requeridos y el cambio en el uso del suelo, necesarios para su ejecución, por lo que para los urbanizadores es un negocio seguro y sin pérdidas.

 

Tú me ayudas, yo te ayudo…

Como lo revela Corrillos! Galvis Ramírez SA (dueño de Vanguardia Liberal) y Casalinda SA (de propiedad de la familia del alcalde Hernández) son dueños del casi 50% del predio Hacienda Santa Rita, el más grande que requiere el macroproyecto. Eso los hace socios de uno de los proyectos de mayor envergadura en Santander. (Ver documento)

Esa relación, basada en una inversión de más de 300 millones de dólares, no puede dañarse por pequeñeces, como que Vanguardia Liberal cumpla con su misión social de informar lo que realmente pasa en el gobierno de Bucaramanga, tal como lo hizo en los gobiernos locales pasados, donde no tenía aspiraciones de alguna índole de tipo comercial.

Además, tanto Galvis Ramírez SA como Casalinda SA, deben aprovechar el status que hoy tiene uno de los socios del macroproyecto. Ser alcalde de Bucaramanga trae sus ventajas para el negocio, toda vez, Rodolfo Hernández Suárez es en la actualidad el Presidente de la Mesa Directiva del Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB), la autoridad ambiental urbana que tiene que ver con los permisos ambientales y demás licencias que se deben otorgar para la construcción de Pienta. Cabe mencionar que el burgomaestre no se ha declarado impedido para actuar como directivo del AMB, pese a que está favoreciendo directamente a unos inversionistas privados, entre ellos a su esposa y a su hijo, quienes son los dueños –ante la ley- de Casalinda SA.

Por eso Vanguardia Liberal no ha sido tan incisiva en sus revelaciones periodísticas cuando se trata del alcalde Hernández, sería como darle “patadas al portacomidas”, ya que si decide informar con veracidad sus actos de gobierno, tendría que destapar la relación Casalinda SA – Galvis Ramírez SA, lo que pondría en alerta a los entes de control, por eso decidió correr el riesgo de convertirse en un medio ciego, sordo y mudo; así no daña las relaciones que hay entre sus dueños y el gobierno local y por ende, el negocio del siglo que existe entre las partes.

Otra situación que causa grandes dudas acerca de la trasparencia del gobierno de Rodolfo Hernández fue su repentino interés en lograr el nombramiento de Víctor Julio Azuero Díaz como director del AMB, de ahí que lo postuló en la terna. El interés radica en que Azuero Díaz fue hasta hace unos meses el Coordinador del Macroproyecto de Interés Social Nacional Pienta, fue quien ayudó a estructurar todo el proyecto, conoce como nadie las condiciones del negocio y es una ficha clave para el alcalde en la ejecución del mismo. Tenerlo en el AMB, es prácticamente tener todo el negocio a la mano. (Ver Resolución 0750)

Corrillos! también pudo establecer que la propia Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB), hace un año le puso reparos técnicos a Pienta, al considerar que con respecto al proyecto inicial y que fue concebido por la Gobernación de Santander, los cambios afectaban significativamente el espacio para zonas verdes, por lo que era evidente que hacer más casas en menor terreno es más rentable para los socios.

Pero extrañamente este año el nuevo director del AMB ha omitido tales consideraciones técnicas y ha permitido que el proyecto avance sin decir “esta boca es mía”.

La opinión pública santandereana tendrá que comerse este sapo, tener un gobierno local que hace lo que quiere en beneficio propio y un medio de comunicación que se hace “el de la vista gorda”.[:]

0 Comentarios

Deje su Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password