Brexit y Xenofobia

[:es]Columna de Javier Quintero Rodríguez, Economista, MBA/ «Prefiero que me digan xenófobo a que violen a mi esposa». Eso me contestó vía Twitter una persona que, viendo lo que pasó el 23 de junio, no representa una minoría en Gran Bretaña, cuando dije que esperaba que ojalá el Brexit sirviera para mostrarle a los Estados Unidos las consecuencias de una decisión basada en el odio y la xenofobia.

Con un poco más de espacio editorial, aclaro que por supuesto no todos los que votaron «Leave» (salir de la Unión Europea) son xenófobos ni votaron por exactamente la misma razón, pero sí creo que este motivo es muestra representativa  del sentimiento de la mayoría.

La realidad es que lo que hace unos años (o meses) parecía increíble, sucedió. Europa, el continente por décadas ejemplo mundial de integración en todos sus niveles, encontró un inesperado dimitente: El Reino Unido. El proceso, conocido como Brexit por la unión de las palabras anglosajonas «Britain» y «Exit», es consecuencia, entre otras, de un arraigado sentimiento de xenofobia que se magnifica en la medida en que este país es receptor neto de migrantes.

Consecuencias inmediatas: incertidumbre para muchos residentes no británicos, la probable salida de Escocia de la Gran Bretaña para quedarse en la Unión Europea, pavor en los mercados financieros, aumento del riesgo-país y la disminución de su calificación por las agencias, devaluación de la libra esterlina, pérdida de valor de empresas por peores perspectivas, dimisión del primer ministro y la llegada, luego de quite de los principales impulsores de la decisión ganadora, de una primera dama conservadora: Theresa May. A mediano plazo el gran riesgo no recae solo allí pues lo que se teme es que, en un efecto dominó, otras economías terminen tomando la misma decisión viendo que una Europa debilitada les da menos de lo que les quita, como sería el caso de las más poderosas del bloque: Alemania y Francia. De suceder algo así, las consecuencias de ese desbalance se sentirán en todos los rincones del mundo, incluida Colombia.

Al Brexit se le suman todos los actos terroristas de motivaciones religiosas (e intrínsecamente xenófobas) de las últimas semanas en Europa para conformar una era donde el temor se dispersa con ese fundamento común.

Mientras tanto, cuando el mundo más necesita líderes de mente abierta, humanistas con visión de futuro y por qué no decirlo, para quienes su motor sea el amor y no el miedo y el odio, en Estados Unidos, en un proceso anacrónico que a veces aparenta surreal, hay aún una alta probabilidad de que elijan a Donald Trump como presidente.

 

Lea también del mismo autor

(Prudencia con las victorias tempranas)

(Educación ciudadana)

(¿Un país sin cajas?)

(No hacemos “megaobras”)[:]

27 Comentarios

Deje su Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password