La terrible y triste historia de Vélez, el municipio más antiguo de Santander

[:es]El municipio más antiguo del departamento de Santander es Vélez, cumple el próximo 14 de julio 477 años y es triste decirlo, a hoy no cuenta con agua potable las 24 horas del día. Esta dicha tan solo la disfrutaron días días la primera semana de junio de éste año.

Lo anterior, debido a que en el 2011, durante la gobernación de Horacio Serpa Uribe, se contrató la construcción de la represa “La Batanera” por un valor de $6.839 millones con sus adiciones, la cual les daría supuestamente solución definitiva a sus habitantes para consumir el líquido vital tan esperado después de cientos de años. Pero lamentablemente la represa colapsó el pasado 7 de junio; una espera larga y una inversión cuantiosa de recursos para una efímera satisfacción.

El contrato fue adjudicado al Consorcio Vasca cuyo representante legal es Jesús Alberto Almeida Saaibi por el valor mencionado, el acta de inicio es de fecha 12 de diciembre de 2011 y tiempo de construcción de la obra era de ocho meses, es decir,  se debía entregar a mediados de agosto de 2012. La represa se entregó por fin en diciembre de 2015, es decir tuvo un retraso en su construcción de tres años y cuatro meses; pero con un contrato adicional de impermeabilización que casi llega a los $2.000 millones; esto sin sumar la compra de predios y la pre inversión de estudios y diseños.

 

Fallas por doquier

El sinnúmero de falencias presentadas son por montones. El material de relleno del muro en tierra armada fue construido con material de préstamo, es decir, fue extraído del mismo sitio de la obra, éste material ya se había evaluado y no era el apropiado para dicha intervención, pues debía ser seleccionado con características especiales; también la tubería instalada falló en el proceso constructivo; y como siempre existió mala interventoría y supervisión.

“En éste contrato nuevamente no valieron las advertencias de las veedurías, los controles políticos realizados en las plenarias del Concejo de Vélez y en la Asamblea, los Alcaldes y la comunidad en general que durante estos largos años denunciaron sobre las irregularidades constructivas con las que se estaban realizando dicha obra”, afirmó el diputado Édgar Suárez Gutiérrez.

Fueron exageradas las obras no previstas, el reconocimiento de cantidades de obras inexistentes, actas de supervisores e interventores aprobando transformaciones, modificación de diseños iniciales, metros cúbicos más de los reales, algo que solo se ve cuando se amaña la contratación y se persiguen beneficios debajo de la mesa.

A dicho contrato ya la Contraloría General de la República realizó una investigación expidiendo un informe, en el cual evidenció hallazgos fiscales y administrativos, “pero al parecer en ésta obra también pueden existir hallazgos de tipo penal, por cuanto se suscribieron actas donde aparecen descritas obras que no fueron realizadas y dichas actas generaron los pagos del contrato”, afirmó el diputado.

 

¡Qué respondan!

Debido a que ésta obra colapsó, es necesario que el Gobierno de Didier Tavera haga efectivas lo antes posible las pólizas de estabilidad de la obra, las cuales deben ser exigidas dentro de un determinado termino perentorio, ya que de lo contrario la aseguradora no responderá por ésta obra mal realizada y se correría el riesgo de perder dichos recursos de los habitantes de Vélez y con ellos el sueño de hace cientos de años de tener agua potable de manera permanente.

Según declaraciones dadas por el Secretario de Planeación de Vélez, Ingeniero Diego Fernando Alza, quien ha analizado y conoce desde su inicio el desarrollo y las irregularidades presentadas en dicho contrato, que “la tierra allí utilizada debe ser removida en su totalidad, es decir, estaríamos hablando de aproximadamente 80.000 metros cúbicos de tierra compactada que representan alrededor de 10.000 o 12.000 volquetadas de tierra”, indicó el funcionario. Así las cosas, encontramos que nuevamente en Santander, “esa platica se perdió”.

Pero lo más delicado de la fallida obra es que ésta represa fue construida no en el municipio de Vélez sino en predios de Chipatá, donde por el colapso de la obra se pusieron en riesgo alrededor de 100 familias de éste municipio, afortunadamente sin lamentar pérdida de vidas de los afectados; pero  ahora, “¿quién puede mediar para que después de haber fallado la represa en éste municipio colindante dejen nuevamente construirla en el mismo sitio?”, cuestionó Suárez.

(Lea también: ¿Qué ha demorado tanto la elección de 11 gerentes de hospitales de Santander?)[:]

20 Comentarios

Deje su Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password