¿Deben prenderse las alarmas por la caída de Rodolfo Hernández en las encuestas?

[:es]El optimismo con el que los habitantes de Bucaramanga calificaron a su alcalde en el mes de febrero, cuando apenas iniciaba su mandato, va cayendo poco a poco, según la última encuesta de Gallup.

El informe, para el que 200 personas en Bucaramanga fueron consultadas y tuvo un margen del error del 8 por ciento, muestra que la percepción del alcalde de Bucaramanga bajó. La diferencia entre la primera con la segunda medición es dramática, la “desaprobación” de Rodolfo Hernández Suárez alcanzó una incremento de 15 por ciento y su “aprobación” cayó un 7%.

En febrero de 2016, cuando Gallup hizo la primera medición a los actuales mandatarios, al de Bucaramanga le fue bastante bien. A la pregunta: En general, ¿usted aprueba la forma como Rodolfo Hernández, se está desempeñando en su labor como alcalde de Bucaramanga? En el segundo mes de gobierno (febrero 2016) Hernández alcanzó una “aprobación” del 79 por ciento, pero tres meses después (mayo de 2016) bajó al 72 por ciento (7 puntos menos).

En la misma medición, a la pregunta: En general, ¿usted desaprueba la forma como Rodolfo Hernández, se está desempeñando en su labor como alcalde de Bucaramanga? En febrero de 2016, Hernández obtuvo un destacable 10 por ciento en “desaprobación”, pero en el quinto mes de su gobierno (mayo 2016) subió al 25 por ciento (15 puntos más).

Paradójicamente el antecesor de Hernández, Luis Francisco Bohórquez, también registró el mismo comportamiento en materia de “aprobación” de su gobierno. ‘Lucho’ en febrero de 2012 arrancó con el 70 por ciento y en mayo de 2012 bajó al 63 por ciento, cayó los mismos 7 puntos porcentuales que el actual mandatario local.

Pero en “desaprobación” hubo diferencias entre Hernández y ‘Lucho’, mientras que el primero tuvo un incremento (desfavorable) del 10 al 25 por ciento (15 puntos), Bohórquez registró en la primera medición un 18 por ciento y en la segunda un 29 por ciento (11 puntos).

 

¿Por qué pierde popularidad el alcalde?

Para la exdirectora del Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) y actual columnista de Corrillos!, Consuelo Ordoñez de Rincón, “el alcalde ganó con menos del 30% del favor popular y luego sube al 79% de aceptación. Es evidente que su discurso anticorrupción es taquillero en la opinión pública. La reducción de 7 puntos es apenas normal una vez superada la euforia inicial y la gran expectativa de la masacre a los corruptos que anunció al inicio de su gobierno y que ha quedado más en retórica que en denuncias relevantes y contundentes ante los organismos de control y ante la ciudadanía”.

Explica que el discurso de campaña se agota frente a la realidad del día a día. “Si algo tengo claro es que Rodolfo Hernández no tiene intención de enriquecerse más en esta Administración, pero es indispensable que empiece a demostrar su capacidad para realizar las obras y los programas que ofreció en su campaña”, insistió.

Para la señora Ordóñez de Rincón, su ausencia en eventos claves preocupa a muchos y genera ingobernabilidad a pesar que sus coequiperos pretendan con Facebook y Twiter demostrar lo contrario. “El líder tiene que ser el Alcalde y sus conflictos de personalidad o de interés deben superarse para que mantenga la estructura del gobierno. No hay gabinete unido si el líder está ausente”, destacó.

Para uno de los líderes del colectivo cívico ‘Bucaramanga Viva’ y dirigente del partido Alianza Verde, José Ángel Amador, las cifras no deben llevar a genera pánico, pues es muy corto el tiempo para preocuparse.

“Las mediciones son del momento y no obedecen a acumulados ni a expectativas. El nuevo Gobierno apenas está saliendo de la rendición de cuentas, del empalme, está adaptando el Plan de Gobierno, ajustando el presupuesto que dejó aprobado la anterior administración, hasta ahora están elaborando el Plan de Desarrollo, cuya aprobación va hasta el 31 de mayo. Se examina el gabinete y sus funcionarios”, explicó.

 

¿En qué se ha equivocado?

El exdirector de Revista Corrillos! y actual columnista de este portal, Germán Torres Prieto, advirtió que se tiene mucha expectativa a que suceda un cambio en la Administración, en el manejo político, en que esta se haga sin contar con la misma clase política, lo cual se viene dando, pero con trabas por parte de los políticos que no quieren perder su poder, quieren seguir participando de la burocracia y de la contratación.

“El tener una mayoría de los concejales en la oposición y a los cuales no se les está dando participación en la Administración como venían acostumbrados, le dificulta y le retrasa al Alcalde su gestión”, dijo Torres, al tiempo que recordó que, “el hecho de no tener el alcalde una filiación política con un partido, hace que no tenga respaldo y le toca a este moverse solo, buscando ese apoyo para la Administración”.

Adujo que el alcalde es un inexperto en administración pública y “se rodeó de funcionarios que tampoco tienen experiencia en ésta y que aun cuando tienen muy buenas intenciones, su falta de conocimiento de lo público y sus malas relaciones con los dirigentes y partidos políticos hace que estos no le den los resultados esperados”.

El excandidato al Concejo de Bucaramanga y dirigente social, Luis Torres Castro, explicó que el hecho de haber planteado en la campaña un discurso para romper con la politiquería tradicional, se viene cumpliendo parcialmente como quiera que continúan en las secretarias funcionarios que vienen de administraciones anteriores, eso hace que algunos ciudadanos vean como que no se cumple con esa promesa.

Además, “una representación liberal mayoritaria y rabiosa por no poder hacer una distribución milimétrica de la torta burocrática como han venido haciendo durante estos últimos años viene enviando el mensaje de que la Administración no arranca”.

Frente esta situación, “la imagen negativa en crecimiento se genera además de la ya mencionada ausencia, por las agresiones personales injustificadas a varias personas de la Administración que tienen buen nombre, y por yerros en la comunicación y en la estructuración de los proyectos trasladados al plan de desarrollo”, asegura Consuelo Ordóñez.

Y agrega que, “en particular, sobre las 20.000 viviendas, ante los mensajes contradictorios del equipo hoy aparecen como otro gran engaño al elector y el parque de los cerros orientales sobre el que no hay ninguna claridad. Amén de los múltiples errores administrativos que están siendo capitalizados por sus enemigos, es claro que la euforia inicial empieza a decantar y la gente empieza a poner en duda la buena idea de un alcalde que no roba, porque la inexperiencia y la arrogancia del equipo pueden generar más costos al erario y atrasar la ciudad”.

 

¿Qué se debe replantear?

Hay en el gobierno de Hernández “unos perfiles de colaboradores de la Administración en su mayoría no políticos que dificulta muchas veces tanto la interlocución con la comunicación con la dirigencia política como para la ejecución de políticas”, recalca Luis Torres Castro.

Destaca que la inexistencia de una política comunicacional hace que la oposición gane la delantera “porque envía mensajes de quiebra con lo que ellos consideran programas sociales. Y la Administración no ha sido capaz de enviar el mensaje que estos no se van a acabar sino que se están depurando los procesos para procurar la transparencia de los mismos”.

Para Germán Torres Prieto, el gobierno de Bucaramanga no ha fijado una política ni tiene las mejores relaciones con los medios de comunicación, lo cual hace que muchos de ellos estén dedicados solamente a la crítica, conllevando a que suba el índice de desaprobación de su gobierno.

“Igualmente el haber hecho unas propuestas en su campaña, en especial las relacionadas con vivienda para los más necesitados, con un número de 20.000 y ahora en su plan de desarrollo indique que solamente se podrá hacer un 10%, desdice y lo deja muy mal parado frente a la opinión”, y expone también que, “el hecho de plantear la construcción de un parque en los cerros orientales, donde él tiene unos terrenos, hace que se interprete que tiene unos intereses creados sobre ésta reserva forestal”.

Para el exdirector de Corrillos!, “el no ser claro en el manejo y futuro del Acueducto Metropolitano, ni indicar claramente cuál es el futuro de esa prestante entidad, hace que se presenten dudas entre los bumangueses”.

A criterio de Consuelo Ordóñez, “un detalle que afectó gravemente la imagen del alcalde en un sector de la población fue la entrevista en Hora 20, donde ratificó que tiene una hija secuestrada hace años por las Farc y que no hace nada para rescatarla. Ni exigir al gobierno nacional, ni buscar espacio en La Habana, ni generar una movilización popular en apoyo a la liberación de todos los secuestrados. Nada. Esa imagen de hombre insensible no gusta ni poquito”.

Pero –para la exdirectora del AMB- “en todo caso, la gran conclusión es que su imagen es aún muy positiva y que hay que apostarle a superar las falencias para que la ciudad progrese”.

Mientras que para José Ángel Amador, “sólo en junio se comienza a ejecutar, lo que impide una medición objetiva. Son vaivenes naturales de la opinión, que en gobiernos de ruptura dependen de las expectativas en unos y de la sensación de derrota en otros”.

Finalmente, para Torres Prieto, el Alcalde una vez elegido inició un destape de la olla podrida que recibiría, de la corrupción rampante existente y de la iliquidez con la que recibió las arcas de la ciudad, lo cual también lo llevó a replantear varias de las propuestas de campaña y a demorar el arranque del gobierno.

“Seguimos confiados que este gobierno aun cuando ha bajado unos puntos  debido a estos y otros factores, los ciudadanos en su mayoría creemos en un buen gobierno”, puntualizó.

(Lea también: La imagen del alcalde de Bucaramanga está en el techo pero la de su gestión en el piso)[:]

0 Comentarios

Deje su Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password