Los tres huevitos de Rodolfo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

[:es]Columna de Consuelo Ordóñez de Rincón/ Al mejor estilo de su “nuevo mejor amigo” el Alcalde de Bucaramanga ha expuesto en múltiples medios de comunicación, los tres huevitos que conforman el nodo central de su plan de desarrollo, o al menos, de su discurso actual. Luego de la prédica ya conocida, sobre el descalabro financiero en que recibió el Municipio y sobre lo que los ciudadanos esperamos que los Entes de Control decidan si hay o no mérito a imputaciones personales, el Ingeniero Hernández ha reiterado que cuidará tres huevos para dar a luz hermosos pollitos.

El primer huevo, hace referencia al “Central Park” en El Carrasco, luego de entregar a un privado la operación de disposición final o tratamiento de residuos sólidos urbanos, y cobrarle el 10% del valor de la tarifa para financiar la construcción de un gran parque encima de 30 años de basuras.   Nada en mi vida profesional me haría más feliz que ver ese huevo convertido en gallo: una gran planta de alta tecnología para tratamiento de residuos que garantice cierre financiero sin incrementar de manera exorbitante las tarifas, e incluso, pagando dinero al municipio que genera el residuo.  Sin embargo, además de todo el complejo trámite de una concesión o APP, debo decir que en las evaluaciones realizadas, incluso en una muy reciente consultoría contratada por el Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio donde se analizaron detalladamente varias opciones tecnológicas, la conclusión -para no aburrirlos- era que se requerían entre 100 y 150 millones de dólares de inversión para 1000 ton/día y la operación estaría alrededor de 50 dólares la tonelada.   Esto, frente al precio de la energía u otros subproductos, implica una inminente inviabilidad financiera pues la recuperación de costos y la utilidad al inversionista elevarían por las nubes las tarifas de aseo.  De paso, algunas de las tecnologías más mentadas como la Termólisis, no está totalmente validada, según la consultora del MVCT.

La opción acá propuesta que consiste en producir combustibles de mezcla, sería una gran innovación y si se concreta la alianza, veremos a jóvenes hijos de empresarios santandereano, liderando el tema.  Pero el huevo no para allí, es de dos yemas, porque además ese inversionista maravilloso va a pagar la materia prima (la basura) a US$0,70/ton para hacer el “Central Park” criollo, sobre los residuos ya clausurados, lo cual implicaría drenar el gas del relleno, realizar pruebas y obras mecánicas de estabilidad y construcciones flexibles.  De lo contrario, el riesgo para los visitantes del parque seria altísimo, porque incluso en las 12 hectáreas que se cerraron hace años, no se ha descargado la totalidad del gas, y las chimeneas construidas como desfogue aún permanecen activas.   Además, esa clausura se hizo sobre zonas de operación muy antiguas y donde realmente nadie sabe que hay abajo, pues incluso la reconstrucción de las chimeneas fue toda una hazaña de la ingeniería.   Por eso, hay que medir muy bien el riesgo, pues ese pollito puede venir con serias infecciones.

El segundo huevo, es el parque cultural en los cerros orientales.   Aunque aún no se conoce el diseño, ni siquiera los términos de referencia de la consultoría o del concurso arquitectónico que se contrate para ello, se ha generado una gran polémica de otras dos yemas.  La primera hace referencia a la protección ambiental de la zona, que en caso de tratarse de una infraestructura dura y densa con auditorios, parqueaderos, vías, etc., sería absolutamente inaceptable. El impacto ambiental de un gran proyecto en este ecosistema sensible sería demasiado costoso para la ciudad, y es necesario recordar que la inestabilidad del terreno por su alta pendiente no es un tema de poca monta.

Lo que se espera es que sea un huevito muy moderado, solo senderos, identificación de especies y seguridad. La otra yema hace referencia a la propiedad de la firma HG en un “pequeño porcentaje” del área, pero por pequeño que sea, no parece correcto proponerse “yo con yo”, comprar y vender un lote para hacer un proyecto que resulta solo de su propia autoría, y que reiteramos, tiene riesgos.  Aunque obviamente para definir el valor del lote se requerirá un avalúo oficial, modificar POT y levantar la condición de área protegida por ser Distrito de Manejo Integrado (lo cual no es fácil), no deja de ser un tema inquietante que deberá analizarse con mucho cuidado, una vez se elaboren los términos de referencia y la comunidad pueda saber qué tan duro pretende ser este huevo.

El tercer huevo se refiere a convertir el SITM en Estrato 20 y llevarlo al norte de Bucaramanga, para con ello mejorar la calidad del transporte público y no “hacerse el pingo” con la piratería y el mototaxismo. En realidad, el Alcalde afirma que debe mejorar el servicio, pero también generar empleo para quienes hoy derivan su sustento de la actividad ilegal.  Con esto último coincido, pero el punto es que la llegada del SITM al Norte, ya debería estar en avanzada gestación. Según los voceros oficiales del municipio, antes del 30 de junio estaría convertido en pollito, pero no se ve ningún avance y creo que la gallina encargada de empollarlo está en otras cosas. Para entrar al norte, lo primero que se requiere es un diseño operativo viable.

En el estudio contratado inicialmente por Mintransporte y luego por Metrolínea con una firma especializada en este tema, resultó que con el ingreso al norte, se incrementarían las pérdidas de la operación.  De otra parte, no existe parque automotor para llegar con vehículos nuevos, la doble calzada nunca se hizo en la concesión ZMB, no hay patio taller y deberían modificar todo el sistema de rutas complementarias pues 11 de ellas, operan hoy día en el Norte de Bucaramanga y tendrían que eliminarse, desvincular vehículos o habilitarlos como SITP Provisional.  Esas mínimas condiciones requieren un plazo que superará el anunciado por el Municipio, y veo casi imposible que el modelo actual se mantenga por mucho tiempo más.  En síntesis, este huevo requiere una incubadora totalmente nueva y aunque en breve se eliminará el 11,75% de la tarifa que se destinaba a PQP, aliviando los costos de operación, es necesario evaluar otras opciones de organización del servicio, como por ejemplo, la integración total entre el masivo y el colectivo, la ubicación de una estación de transferencia al norte pero sobre la meseta y un sistema de recaudo aceptable con bolsa independiente.

Sobre estos tres huevitos, hay muchas expectativas en la ciudadanía y muchos queremos deleitarnos con el sonido del pio pio, y no con la tortilla. Pero… son tres temas muy complejos, que exigen capital, personal experto, capacidad gerencial y multidisciplinariedad. Adicionalmente, al menos en dos de ellos, se requiere el apoyo decidido del Gobierno Nacional y de los congresistas que son los que ayudan en las gestiones ante el alto gobierno, pero si se le obstruye la posibilidad a Bucaramanga de acudir a la gestión nacional (por decisión de la propia administración que no quiere “pararse al lado” de ningún parlamentario santandereano), va a ser aún más complicado.  La alternativa sería que el Senador paisa no solo lleve a Rodolfo a exponer en Medellín como reducir la contratación de CPS, sino que realmente ayude con el BID y otras fuentes externas. En conclusión, ojalá cuajen los huevos de Rodolfo y no nos ofrezca una desabrida y desordenada tortilla.

(Lea también: Ciudadana en ejercicio)[:]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

119 Comentarios

Deje su Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password